"Llegó la ola verde a Chihuahua", Debate por despenalización del aborto detonará luchas sociales

La lucha pro y contra el aborto, se avizora de grandes proporciones sociales y políticas con la llegada de un gobierno con tendencia liberal y de izquierda, mientras la resistencia al rechazo ha comenzado a pintarse verde.

En Chihuahua el aborto solo a víctimas de violación y complicaciones de salud
Más de la mitad de los abortos de Texas son de mujeres Chihuahuenses
Feminismo busca libertad de la mujer para decidir maternidad

2 mil 385 casos de abortos legales atendidos en 2018
Más de 2 mil atenciones a complicaciones tras abortos ilegales estimados
3 años de cárcel a mujeres que abortan en la clandestinidad

Por: Gustavo Ramos
2018-08-19

 

Una noticia ha ocasionado una nueva oleada de críticas a la aprobación en negativo que se dio en Argentina semanas atrás, respecto a la despenalización del aborto, luego que la mayoría de legisladores rechazaron la propuesta en el Senado de aquel país, a menos de una semana, se dio a conocer que una mujer de 24 años falleció en un hospital de Belgrano, del municipio argentino de San Martín luego de estar internada durante 24 horas por una infección sufrida tras realizarse un aborto de manera clandestina e insegura.

Este es el principal argumento de quienes buscan la despenalización para interrumpir el embarazo, puesto que las condiciones económicas, son las que verdaderamente ocasionan muertes y daños graves, cuando mujeres más allá de las leyes, acuden a clínicas clandestinas o a métodos que ponen en riesgo su salud y vida.

Sin embargo, quienes se oponen al aborto han comenzado a cerrar filas para evitar a toda costa que las mujeres puedan decidir respecto al aborto, no solo desde lo moral, jurídico, lo político y lo legislativo, sino con organizaciones (pro vida) y tras el surgimiento de grandes movilizaciones a favor del aborto, pequeños grupos de pañuelos azules que no solo manifiestan un total rechazo a los movimientos feministas, sino de agresión física en las manifestaciones.

Lo sucedido en Argentina, encendió las alarmas de todos los países latinoamericanos, puesto que las manifestaciones, saltaron de las calles a las redes sociales a nivel internacional, es así como la “marea verde” cubrió a toda la región, el pañuelo verde se convirtió en una insignia de la lucha por la defensa de las mujeres, incluso podría hablarse de un remplazo del naranja y del morado, colores símbolo de luchas de mujeres.

La oleada llegó hasta Chihuahua, donde se registró una inusual manifestación en la plaza mayor, las calles céntricas de la ciudad, donde aproximadamente 200 mujeres acudieron vestidas de verde, en una expresión de apoyo a las mujeres argentinas, pero también para exigir que la despenalización del aborto, sea también una realidad en México.

Actualmente, en Chihuahua las mujeres solo pueden acceder a un aborto de manera legal si el embarazo es producto de una violación o pone en riesgo la vida de la gestante.

De acuerdo al departamento de reproducción sexual de la Secretaría de Salud, de enero a abril del 2018, se atendieron 2 mil 385 casos de aborto, la mayoría por complicaciones durante el embarazo y se estima que los centros de salud público, atienden más de 2 mil casos al año, de mujeres que sufren complicaciones tras abortos en la clandestinidad.

Y es que en Chihuahua el aborto fuera de los lineamientos, es penalizado, es así como las mujeres que sean descubiertas en la práctica pueden terminar hasta tres años en prisión, mientras que los médicos, parteros o personas que ayuden o consientan la interrupción, también tres años de cárcel.

El Código Penal del Estado de Chihuahua dicta en el artículo 143 que la muerte del producto de la concepción en cualquier momento del embarazo y a quien hiciere abortar a una mujer, se le impondrá de seis meses a tres años de prisión, sea cual fuere el medio que empleare, siempre que lo haga con consentimiento de ella.

También cuando falte el consentimiento, la prisión será de tres a seis años. Si mediare violencia física o moral se impondrá de seis a ocho años de prisión y en caso de que el aborto sea causado por algún médico, enfermero, partero y demás se incluye que se le suspenderá por un tiempo igual al de la pena de prisión impuesta en el ejercicio de su profesión u oficio.

Esta persecución y  penalización no impide que las mujeres realicen abortos, como se mencionó, las mujeres que deciden no ser madres y carecen de capacidad económica, buscan clínicas clandestinas de bajo costo y alto riesgo, mientras en otros casos donde no se alcanza para esto, practican métodos antiguos y que podrían calificarse de medievales, la ingesta de infusiones a bases de hierbas entre otros.

Sin embargo, las mujeres con circunstancias económicas favorables, acuden a la Ciudad de México, donde el aborto está despenalizado, donde no se les cuestiona y se les atiende como un derecho, en otros casos incluso, acuden a Estados Unidos, cabe destacar que las mujeres chihuahuenses optan por el estado de Texas.

De acuerdo a la asociación civil “Encaminados a Vivir Mejor”, miles de mujeres chihuahuenses al año, acuden a clínicas texanas, según las cifras que tienen contabilizadas de los miles de casos que se atienden, el 50 por ciento son de mujeres de la Unión Americana y de la República Mexicana, mientras que el otro 50 por ciento son mujeres originarias de Chihuahua. “México todavía no es un país en donde se permite el aborto, todavía no se registra pero si es una realidad allá”, señaló el Presiente.

El rango de edad según han observado, ha ido en descenso pues cada vez son más jóvenes quienes optan por interrumpir el embarazo, reportándose casos de entre los 14 a los 19 años en su mayoría, razón que preocupa a las organizaciones civiles y a quienes aún se encuentra en contra de que se siga cometiendo este delito.  

El que mujeres acudan fuera del país, además de la penalización de la práctica, es el rechazo social y moral que conlleva el que una mujer sea exhibida, puesto que quienes rechazan el aborto, sostienen un discurso de condena sobre la mujer, al grado de calificarlas de “asesinas”, así como el rechazo de sus propias familias.

En México la lucha apenas comienza, en Aguascalientes, Baja California Norte y Sur, Campeche, Colima, Durango, Guerrero e Hidalgo, es un juez el que autoriza el aborto de las mujeres, solo en caso de violación. En San Luis Potosí y Tabasco incluso se requiere una comprobación de los hechos de la violación, situación que dificulta a las mujeres que fueron víctimas del delito, mientras que en Querétaro y Guanajuato, solo se justifica la interrupción por dos causas, violación o aborto espontáneo.

Sin embargo, existe la NOM 046- SSA2-2005 y la Ley General de Víctimas que establece que a toda víctima de violación sexual, o cualquier otra conducta que afecte la integridad física y psicológica, se le garantizará el acceso a los servicios de anticoncepción de emergencia y de interrupción voluntaria del embarazo en los casos permitidos por la ley, con absoluto respeto a la voluntad de la víctima.

Esta lucha desde lo político ha permanecido cerrada, debido a que los poderes ha estado en manos de una clase política conservadora, principalmente por el PRI y el PAN, sin embargo a raíz de los resultados de las pasadas elecciones, donde Morena llegará a la Presidencia de la República y tendrá una mayoría en el Poder Legislativo, se prevé una lucha político jurídica que sin duda, encenderá las luchas de las libertades de las mujeres a nivel nacional.

La que sería la secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, anunció que además de que el próximo gobierno promueva la Ley de Voluntad Anticipada, también se hará con la no penalización de la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación.

La postura actual del PAN, segunda fuerza política nacional en el próximo gobierno, mantiene un rechazo al aborto, tal como lo ha señalado la diputada local Nadia Siqueiros, expresó su beneplácito por la votación en contra de la despenalización del aborto en el senado de Argentina, al sostener que no se puede legislar en contra de la vida.

La legisladora agregó que la responsabilidad de todo servidor público es el de velar por la vida, por lo que consideró necesario que los funcionarios de nuestro país y específicamente de Chihuahua aprendan de la experiencia del país sudamericano que dijeron no al aborto. “Considero que en México debemos seguir los pasos de los senadores argentinos y evitar que se despenalice el aborto en nuestro país. No podemos jugar con la vida, porque si una célula es vida en otro planeta, porque no puede serlo un embrión, así como lo manejan las personas a favor del aborto mencionando que no es vida”, concluyó la diputada.

Por otro lado, la diputada de Morena Leticia Leticia Ortega Maynez, consideró que el tema debe centrarse en la realidad de la práctica y del riesgo que representa para la vida de las mujeres que los hacen desde la clandestinidad, al señalar que la discusión no debe ser en “abortar o no abortar”, porque el tema supera las reales circunstancias y las mujeres que acuden a esa opción, por lo general lo hacen, con o sin leyes que lo permitan.

“El debate no debe ser abortar  o no abortar, si no en qué condiciones las mujeres están realmente, realizando este procedimiento, poniendo en peligro su vida, porque aunque haya una ley antiaborto, la realidad es que las mujeres siguen abortando en la clandestinidad y es un problema de salud pública muy grave”, consideró la diputada.

Contexto ideológico vs derecho humano. No es novedad que el aborto sea uno de los temas en los que más haya costado avanzar en materia de derechos humanos de las mujeres. Aunque progresivamente la tendencia es hacia leyes menos restrictivas y hacia la despenalización.

La criminalización del aborto es una forma de lo que Michel Focault llamó un "dispositivo de control" en este caso sobre la sexualidad y la reproducción. Estos dispositivos de control diseñados desde el poder (del Estado, de las élites) hacen que se mantenga el estatus quo y las relaciones de poder que generan situaciones de opresión y subordinación.

Desde el punto de vista religioso e ideológico, el aborto no es un tema de salud pública, justicia social o derechos humanos, sino que el debate se traslada al terreno moral, ya sea ideológico o religioso. El debate del aborto es un debate sobre las normas culturales, sobre el papel del Estado, las libertades individuales y de la mujer.

Libertad de decisión a la maternidad. Desde una perspectiva de lucha feminista radical, se explica que la lucha por la de la legalización y la despenalización del aborto en otros países de América Latina, implica conquistar un derecho y una libertad que se nos ha negado a las mujeres, pese a que en las mismas constituciones se reconocen estos derechos, como en el país en el que vivimos y lo que dio pie a que en la Ciudad de México se permitiera la interrupción legal del embarazo, explicó Alejandra Rey Mendoza, feminista y periodista.

Sin embargo, comenta que también la conquista de estos derechos, para algunos feminismos como el radical o el marxista, alcanza la lucha contra el capitalismo desde un punto en que este ve a las mujeres como incubadoras o como fábricas de trabajadores.

Refirió que Silvia Federeci, una feminista crítica del capitalismo, ha apuntado que el útero es mirado literalmente como esa fábrica de trabajadores y el capitalismo, la burguesía, busca conquistar el cuerpo de la mujer porque el capitalismo depende de él y si no existe un control sobre nuestros cuerpos  no hay un control sobre la fuerza de trabajo.

“El que una mujer decida sobre su cuerpo es algo que debería darse,  porque la libertad de decisión sobre tu cuerpo, sobre tu vida, sobre tu destino, es algo básico para cualquier sujeto de derechos. Hay que cuestionarse porque se nos niega esa libertad y por qué surgen grupos de ultraderecha, grupos de la burguesía, a militar no por la vida, sino porque las dinámicas y las estructuras de poder se mantengan estáticas”, manifestó la periodista feminista.

Batallas feministas. Rey Mendoza explicó que lo sucedido en Argentina, pese a que el Senado no aprobó la Ley, es el punto de partida para América Latina, para buscar la legalización de esta práctica. Brasil ya está trabajando, no desde lo legislativo, sino desde lo judicial, metieron un recurso ante la Corte porque los artículos que penalizan esta práctica son contrarios a su constitución, que es similar a la situación de México. Con la llegada de Olga Sánchez, próxima secretaria de Gobernación, se abre una oportunidad para las mujeres del país, porque ya dijo que buscaría legalizar la interrupción legal del embarazo y debemos de aprovechar este contexto.

Destacó la importancia de la legalización porque el Estado, está obligado a garantizar las condiciones de salud de toda persona con nacionalidad mexicana.

“La constitución te dice que como mexicana puedes decidir sobre el número y esparcimiento de tus hijos y el Estado Mexicano debe garantizar que independientemente de la situación en la que te encuentres, sino deseas ser madre se te de la misma atención que se le da a quien si desea serlo”.

La interrupción legal del embarazo además atraviesa una cuestión de clase. Las mujeres que tienen el dinero pueden realizarlo, las mujeres que no tienen el dinero y que no quieren ser madres, por pobreza, por errores, por encontrarse vulnerables y en relaciones machistas, también pueden realizarlo pero con riesgos a su salud por prácticas que no son seguras, no podemos exiliarlas, no podemos dejarlas solas con  el miedo, con el estigma y con el dolor.

“La maternidad debe ser deseada, los niños y niñas deben ser deseados, deben crecer en familias que puedan brindarle todas las condiciones para que tengan una vida digna y sobre todo mirar el contexto en el que vivimos en el que quienes están muriendo en manos del crimen organizado son jóvenes, son pobres, son personas que nacieron y crecieron en situaciones vulnerables”, sostuvo.



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018