Colocan cámaras en muro de Trump; documentarán impacto en especies protegidas

La construcción del muro de Donald Trump avanza a toda velocidad a pesar de la pandemia de Covid-19, fragmentando corredores biológicos de especies en peligro de extinción y explotando reservas de agua esenciales para la vida en la frontera de Estados Unidos y México.

Por: Redacción
2020-09-26

 

A pesar de que las hojas de acero reforzadas con grava y cemento de más de nueve metros de altura se levantan sobre el Desierto de Sonora en los límites de la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar y las Islas del Cielo en la Reserva Forestal Ajos-Bavispe, de lado mexicano, no hay ninguna resistencia por parte de la Semarnat o la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), que guardan silencio.

Desde febrero, el titular de la Conanp, Roberto Aviña Carlín, aseguró a Excélsior que el Gobierno de México estaba negociando con la administración Trump la construcción de pasos de fauna para evitar mayores impactos en la evolución y migración de fauna protegida como el jaguar, berrendo sonorense y el borrego cimarrón.

Lo cierto es que hasta el momento no hay nada y el remplazo de las llamadas vallas de Normandía en forma de X, que permitían el libre tránsito de los animales, por el nuevo muro de Trump, continúa sin descanso en la región de Sonoyta, Caborca, Agua Prieta y Naco, en Sonora, lo que tiene severos impactos sobre hábitats críticos, que durante muchos años se lograron preservar con inversión y acciones bilaterales.

Ante la presión de grupos ambientalistas de Estados Unidos, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), anunció que hará pequeñas aberturas de 8.5 pulgadas por 11 pulgadas (22 cm X 28 cm) en el muro para permitir que la fauna cruce de un lado a otro de la frontera, lo que lógicamente no es suficiente.



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018