Luchan comunidades en la Sierra Tarahumara contra tala clandestina y legal

La explotación forestal que se realiza en la sierra tarahumara ha comenzado a afectar las actividades de las comunidades indígenas, sí como un evidente daño a los ecosistemas, generado por taladores legales e ilegales, de acuerdo a Consultoría Técnica Comunitaria (Contec), que asesora a las comunidades en una lucha contra esta actividad de extracción forestal.

Por: Gustavo Ramos
2017-05-08

 

La tala de los bosques se ha acelerado durante los últimos años, por lo que comunidades y ejidos en zonas serranas en comenzado a confrontarse con las autoridades, los taladores legales e incluso el crimen organizado, en una lucha por la defensa de los bosques y el ecosistema.

Diana Villalobos directora de Contec, comenta que la lucha de las comunidades por la vía jurídica busca que se retiren los permisos que las autoridades federales han otorgado a personas físicas, mediante amparos y presión a las distintas autoridades para que les sean consultados respecto a la explotación forestal en sus comunidades, luego que las afectaciones directas son para la forma de vivir de los indígenas.

“Ellos ven como sale la madera, usan el bosque para la recolección de  leña y plantas medicinales, la  caza de animales, la pesca y el pastoreo de chivas, ellos dicen que cada vez nieva menos, que llueve menos, con toda la deforestación que hay, afecta los ojos de agua”, comentó.

Y es que la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) reconocen que el 70 por ciento de la explotación forestal es legal y solo un 30 por ciento es tala ilegal, sin embargo para las comunidades, la tala no regulada es superior.

Explicó que se ha encaminado una ley de consulta indígena, la cual no avanza porque legalmente no se les reconoce, debido a que los permisos se entregan a los ejidos y personas y dejan de lado la postura y opinión de quienes ahí habitan, y que han comenzado a organizarse en algunas comunidades. Agregó que no debería ser necesaria la existencia de una ley de consulta porque existen ordenamientos internacionales que establecen este proceso, sin embargo las autoridades continúan con la entrega de permisos.

Sin embargo, aún y con los amparos otorgados, la tala continúa, debido a la resistencia de los taladores y la falta de aplicación de las sentencias por parte de las autoridades, lo que ha llevado a que realicen manifestaciones, plantones y el bloqueo de los camiones que transportan la madera.

Esta lucha incluso ha derivado en amenazas a los miembros de las comunidades, como en Bosques de San Elías Repechique en Bocoyna, que en su defensa del bosque han tenido que proteger ellos mismos las áreas que han comenzado a explotarse desde diciembre del 2016, así como combatir un incendio que eliminó el rastro de la tala indiscriminada en la zona que defienden.

La directora explicó que ante la tala que se realiza de forma legal, los incendios provocados destruyen la evidencia de una tala que se hace de forma densa, que no respeta la edad de los pinos, al señalar que se cortan arboles jóvenes de troncos delgados, lo que no permite la regeneración del bosque, situación que creen fue la causante del incendio, ya que en la zona no se presentan incendios forestales.

En San Juanito dijo, es una denuncia de los pobladores que se han provocado incendios para ocultar la tala clandestina que se puede observar desde la carretera, “Primero talan árboles que pueden vender bien, y luego incendian para ocultar la tala ilegal”, dijo.

La comunidad lucha contra siete permisos que se concedieron para deforestar tan solo esa zona y contra las autoridades que aparte de permanecer ajenas, hostigan a los comuneros por la batalla jurídica que han emprendido, indicó la directora, al señalar que el Gobierno del Estado se involucra en las casetas de inspección donde revisan las guías de los camiones que transportan la madera, “tienen una participación, deben estar al tanto de la problemática”.

“En esa parte de bosques, dicen los habitantes que los siguen amenazando, luego de que fueron al congreso, siguen hostigándolos, mandaron a gente del congreso a la comunidad a investigar casa por casa, siguen sin aceptar”, dijo.

El incremento de permisos para la tala comercial, se dio a raíz de la justificación que realizó el gobierno federal en 2013 en su plan de desarrollo nacional donde reconocieron el valor de la explotación forestal y justificaron la explotación, por lo que la directora exhortó a la comunidad en general estar al pendiente de lo que sucede en la sierra, no solo por los bosques forestales, sino por las políticas erráticas que dañan los ecosistemas.

 

 



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018