Solicitan apoyo para Angelito, tras negligencia médica y rickettsiosis

Ángel Daniel Monje Caro, tiene ochos años y su salud se ha visto severamente afectada por una serie de negligencias médicas que iniciaron con la picadura de una garrapata, lo que ha puesto en riesgo su vida por aproximadamente dos meses.

Por: Gustavo Ramos
2018-07-20

 

El padre de Ángel denunció el mal servicio y actitud del personal médico que lo atendió, desde que llevó a su hijo al hospital infantil, donde se le negó atención por rickettsiosis y lo comenzaron a tratar por un problema de artritis, indicó.

El menor fue picado por la garrapata en un codo, el pasado 5 de junio, días los después cuando los síntomas comenzaron a ser visibles, su padre lo llevó al hospital infantil, sin embargo desde su llegada, no se le dio tratamiento por la infección y solo se le trató de bajar la temperatura, ante la petición médica de regresar a su casa, el padre se opuso en las instalaciones del hospital, al grado de que fue remitido ante la policía municipal.

La familia de Ángel Monje es de escasos recursos, viven en la tercera etapa Rinconada Oriente Alamedas, Islas Malvinas 9417, una de las colonias al sur de la ciudad donde más se han registrado caos de rickettsia, un problema de salud social que ha ido en incremento en los últimos años.

Cuando el padre de Ángel tuvo contacto nuevamente con su hijo, notó que seguía con los síntomas y se había agravado, por lo que lo llevó al Hospital General, ahí estuvo varios días en coma, pues su salud decayó por la falta de medicamento, su padre asegura que si tenían, pero la mala administración y negligencia impidió que fuera tratado los primeros días.

“No había medicamento y decían que no lo hallaban, tuve que conseguirlo, me dí un tiro con los del laboratorio, los de la farmacia hasta la Ciudad de México para que se lo dieran”, manifestó.

Tras suministrar el medicamento, Ángel despertó del coma ocasionado por la rickettsia, sin embargo durante el proceso sufrió dos paros cardiorrespiratorios, donde tuvieron que revivirlo con electroshockes.

Ángel despertó días después y comenzó a recuperarse, había perdido el habla y comenzó a recuperarlo, así como su estado de salud en general, sin embargo, el 22 de junio, aseguró su padre, una enfermera le suministró 35 milímetros de aminoácidos directamente, lo que lo ocasionó convulsiones y derivado de eso una lamentable recaída.

El menor sufrió una serie de afectaciones como la inflamación del cerebro, el riesgo de un derrame cerebral debido a que se le bloqueó una arteria, el cual el personal médico alegó era causa de la rickettsia, Ángel perdió el habla, la vista y capacidades cognoscitivas.

Tras la gravedad de la situación, Daniel Monje, padre del menor, comenzó a manifestar las malas actitudes y negligencias, también comenzó a solicitar el apoyo de los medios de comunicación, situación que cambió la postura del personal del hospital y comenzaron a atenderlo debidamente.

Durante el proceso de terapia intensiva, se extravió el expediente de Daniel, sufrió dos caídas de la camilla, en uno de los casos sufrió un golpe en la cabezo, lo que le causó un hematoma, el desprendimiento del catéter, sumado a esto, durante dos días se prohibió la visita del padre.

Cuando me queje, me sacaron y me prohibieron dos días la visita cuando estaba en terapia intensiva, no  pueden hacer eso, no pueden negar la entrada de los padres, si se me moría yo no iba a poder estar, fui con la jefa de trabajo social y me dijo que no podía hacer nada”, acusó.

La familia de Ángel además tuvo que conseguir dinero para conseguir el medicamento que no había en el hospital, a fin de reparar el daño que había ocasionado, manifestó.

A raíz de suministrar el medicamento Ángel ha comenzado una lenta recuperación, sin embargo mantiene heridas, lesiones y un daño cerebral, ha comenzado a recupera nuevamente el habla y los sentidos, sin embargo ha perdido facultades visuales

“Casi no ve y a veces habla solo, su cerebrito quedó poquito mal, tengo que llevarlo con un neurólogo bueno fuera de la ciudad, porque el pediatra del hospital me dijo que todos los de aquí le darían el mismo diagnostico porque son sus amigos”, describió.

Ángel además sufre una ulcera en la parte baja de la espalda y sentaderas, ocasionadas por los días que estuvo en cama, mantiene el hematoma y aún necesita un medicamento, su familia se ha visto imposibilitada para conseguirlo.

A través del comité de vecinos de la colonia, han comenzado a apoyar con despensas,  pañales y dinero a la familia para que sea atendido por un neurocirujano, así como para conseguir el medicamento que necesita, si desea apoyar a Angelito, puede realizar deposito a la tarjeta 4766 8400 3683 6596 de Banamex o comunicarse con la señora Rosy Galván al 614 213 6056.

Los vecinos exigen a las autoridades municipales fumigar la colonia, debido a la presencia de perros callejeros, casas abandonadas y menores en las calles, principalmente en esta temporada vacacional.

Un brote de rickiettsiosis ha puesto en alerta a las autoridades de salud, debido a la cantidad de registros que se han generado en los últimos años, específicamente este 2018 ha habido 11 muertes en el estado por picadura de garrapata conocida como Rickettsia así como 32 casos más atendidos.

Una infección derivada de la picadura de las garrapatas, que además del efecto del parasito canino en los humanos, la falta de atención deriva en la gravedad de los síntomas y causas, pero para Daniel Monje, las consecuencias se agravaron con la mala atención que recibió en el Hospital Infantil y el hospital general, donde varias negligencias han pusieron al borde su vida.



Frontenet, Frontenet Noticias de Chihuahua, Chihuahua, México. Todos los derechos reservados 2017-2018